1CORINTIOS 3- CRISTIANOS CARNALES Y MINISTROS DE DIOS.

Por: David Guzik

A. Carnalidad en la iglesia de Corito.

1. (1) Pablo confronta su condición.

De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo.

a. Estas personas son parte de la familia de Dios (él los llama hermanos), y ese es el problema. Aunque tiene al Espíritu Santo (a diferencia del hombre natural de 1 Corintios 2:14) no se están comportando como espirituales, sino como carnales – eso es, gente-carnal, como cristianos inmaduros (niños en Cristo).

i. Hay un debate significativo sobre si puede haber tal cosa como cristianos carnales. Algunos dicen que es una contradicción de términos, que Pablo realmente está diciendo que stos carnales no son cristianos del todo. Sin embargo, claramente los llama hermanos, y dice que son niños en Cristo. ¿Cómo se pueden usar esos términos acerca de alguien que no es un cristiano?

ii. Estos cristianos, hasta cierto punto, están pensando y actuando de acuerdo a la carne, no del Espíritu. Por supuesto, la carne no domina cada aspecto de sus vidas, de lo contrario no tendrían evidencia de haber nacido de nuevo. Pero Pablo está señalando problemas donde claramente están pensando actuando carnales – eso es, actitud – carnal.

iii. “El Cristiano carnal es un hijo de Dios, nacido de Nuevo y en camino al cielo, pero está viajando en tercera clase.” (Redpath) Romanos 7 es un retrato del Cristiano carnal; habitado por el Espíritu, pero dominado por la carne.

b. Hay una diferencia entre ser de carne (sarkinos, usado en 2 Corintios 3:3) y ser carnal (la palabra griega sarkikos, usada en este pasaje).

i. De carne es simplemente “hecho de carne”; puede hablar de debilidades que es común de cualquier humano caído.

ii. Carnal, cuando se habla de una persona, significa “caracterizado por la carne.” Habla de uno que puede y debería hacer las cosas diferentemente, pero no lo hace. Pablo dice que los corintios eran sarkikos.

c. Pablo ha hablado a nosotros acerca de tres categorías de hombres. Existe el hombre natural (1 Corintios 2:14), quien sigue el patrón de Adán y rechaza las cosas del Espíritu. Está el hombre espiritual (1 Corintios 2:15), quien conoce las cosas de Dios. Y existe el hombre carnal quien conoce las cosas de Dios, sin embargo en formas significativas aún se caracteriza por la carne. ¿Cuál eres tú?

2. (2) Como trataba Pablo a los creyentes carnales.

Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía,

a. Os di a beber leche: Pablo mantuvo su enseñanza en lo básico, a pesar de que tenían una visión inflada de su espiritualidad. Ellos creyeron que estaban listos para las “cosas más profundas,” pero ¡no estaban viviendo más profundamente en las cosas básicas que él ya les había predicado!

b. La diferencia entre leche y vianda es una de grado, no de tipo. Cada doctrina que puede ser enseñada en un seminario, puede ser enseñada a niños, aunque no con las mismas palabras.

i. No existen dos Evangelios, uno para los estudiados y otro para los no estudiados; no hay parte del Evangelio que estemos autorizados para guardar de la gente.

c. Aún no erais capaces: No es que Dios estaba previniendo a los corintios de recibir la vianda que Pablo tenía para darles. El problema real era la atracción de los corintios por la “comida chatarra” espiritual, basada en sabiduría y elocuencia del hombre. Estaban tan “llenos” con esta comida chatarra que no erais capaces de la vianda espiritual que Pablo quería darles.

i. Algunos “cristianos de comida chatarra espiritual” son bendecidos grandemente cuando reciben una comida espiritual de vianda. Pero otros, cuando se presentan con vianda, no son capaces, porque sus “paladares” espirituales están tan acostumbrados a comida chatarra, que es todo lo que pueden saborear.

3. (3-4) Evidencia de su carnalidad.

Porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres? Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales?

a. Pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales: Los cristianos corintios se creían espirituales ellos mismos, pero sus divisiones mostraban que en efecto eran carnales.

i. Los problemas que ellos tenían en relaciones humanas mostraban que había algo mal en su relación con Dios. Era evidencia de carnalidad, de una manera de pensar y vivir carnalmente.

ii. Divisiones, celos y contienda en un cuerpo no son solo signos de carnalidad, sino que son los más evidentes entre los corintios.

b. ¿no sois carnales, y andáis como hombres? Pablo no dijo que ellos eranhombres (esto es, no salvos), solo que ellos andaban como hombres. ¡Los cristianos tienen un llamado más alto que vivir como el resto de la humanidad!

i. “La gente espiritual debe andar en el Espíritu. Si hacen otra cosa, son “mundanos” y son llamados a desistir. Permanecer mundano no es una opción.” (Fee)

c. Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo… ¿no sois carnales? Podríamos haber pensado que Pablo sería más amable con su propio “club de fans.” En lugar de que los halagos golpeen su carne, Pablo denuncio aun a sus propios partidarios.

B. Como considerar a los líderes en la iglesia.

1. (5-7) La locura de exaltar a los líderes de la iglesia.

¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor. Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento.

a. ¿Qué, pues, es Pablo: Pablo Y apolos no son en quienes creyeron para salvación; ellos solo trajeron a Jesús a ti. Ellos son por medio de los cuales habéis creído, no en quienes ustedes creyeron.

i. “Entonces ¿cuál era el punto de pelear por cuál de los dos nadas era el mayor?” (Maclaren)

b. Yo planté, Apolos regó: Los obreros cristianos tienen diferentes labores, y ven diferentes resultados. Pero Dios es aquel que hace la obra; Dios. . . da el crecimiento.

i. Cuando un granjero planta una semilla, y la riega, él realmente no la hace crecer. El milagro de la vida hace eso. Todo lo que el granjero puede hacer es proveer el ambiente correcto para el crecimiento, y confiar en el milagro de la vida. Nosotros hacemos lo mismo al ministrar a Jesús a otras personas.

ii. Algunas personas están frustradas porque solo quieren regar cuando Dios los ha llamado a plantar, o quieren plantar cuando Dios los ha llamado a regar. Otros están frustrados porque quieren hacer que el crecimiento aparezca, cuando solamente Dios puede hacer eso. Productividad real en el ministerio ocurre cuando estamos pacíficamente contentos con lo que Dios no ha llamado a hacer.

c. Plantó y regó están en el antiguo tiempo griego aoristo, marcando actos definidos en el pasado; da el crecimiento está en el tiempo imperfecto, marcando la obra continuada de Dios.

2. (8-9) Los obreros cristianos trabajan juntos, pero son recompensados de acuerdo con su propia labor.

Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor. Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.

a. Y el que planta y el que riega son una misma cosa: Al combatir el deseo corintio de dividirse entre los líderes, Pablo les recuerda que están en el mismo equipo.

i. Que tonto es decir, “Plantar es lo que es realmente importante. Esos regadores están perdiendo el tren.” O pensar, “Regar es donde debe ser. Esos plantadores mejor deben alinear sus prioridades.” El hecho es que tanto plantadores y regadores son necesarios, ambos necesitan del otro, y ambos están trabajando con el mismo fin.

b. Cada uno recibirá su recompensa: Todos trabajan juntos, pero cada uno es recompensado individualmente. La recompensa no se da de acuerdo a los dones, talentos, o incluso éxito, sino de acuerdo a su labor.

i. Dios sabe cómo recompensar apropiadamente. En la tierra, muchos ministros reciben o mucha o poca recompensa.

ii. “El ministro, fiel y laborioso o misionero que labora en oscuridad sin fruto aparente, tendrá una recompensa mucho más allá que la que aquellos, con menos sacrificio y esfuerzo, son hechos los instrumentos de grandes resultados.” (Hodge)

iii. Los predicadores jóvenes solían preguntarle a G. Campbell Morgan el secreto de su predicación exitosa. El respondía: ¡“yo siempre les digo la misma cosa: trabajo; trabajo duro; y otra vez, trabajo!”

c. Porque nosotros somos colaboradores de Dios: Dios nos ha dado la maravillosa oportunidad de trabajar con Él. No podemos trabajar sin Él, y Él no trabajará sin nosotros (generalmente hablando). ¡Dios te quiere como Su compañero de trabajo!

i. Cuando consideras todas las formas en que Dios pudo haber hecho Su trabajo, es aún más asombroso saber que quiere nuestra participación.

d. Y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios: La obra que Pablo hizo con Dios era trabajar “en” el pueblo de Dios. Ellos eran su “campo” (usando la ilustración del granjero plantando y regando), y ellos eran su “edificio” (usando la ilustración del constructor).

3. (10-15) La iglesia como un edificio.

Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica. Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.

a. Conforme a la gracia de Dios: Al describir la obra de Pablo entre los corintios, él comienza con una declaración de gracia. Él sabía que su estatus como obrero en el campo de Dios, o en el edificio de Dios, estaba basado en el favor inmerecido de Dios, no en ser merecedor o digno de ello.

i. Es algo exaltado el poder ser un colaborador con Dios. Pero Dios no elige gente exaltada para hacer Su obra. No hay nada en ellos que los haga dignos de ser Sus obreros, es conforme a la gracia de Dios.

b. Puse el fundamento: Cuando pablo fundó la iglesia en Corinto (Hechos 18), él puso el único fundamento que podía echarse: la persona y obra de Jesucristo. Aunque sabía que otros vendrían después de él y construirían en el fundamento que él puso.

i. Entonces, cada uno mire cómo sobreedifica. Solo hay un fundamento para la iglesia. Si está fundada en Jesucristo, no es una iglesia del todo. Así que no se puede construir en otro fundamento; pero uno puede construir indignamente sobre el único fundamento.

c. Dios probará la obra de construcción de todos Sus colaboradores, la obra de cada uno se hará manifiesta. Algunos construyen con cosas preciosas como: oro, plata, piedras preciosas; otros construyen con materiales indignos como: madera, heno, y hojarasca.

i. Al usar las imágenes de oro, plata, y piedras preciosas, Pablo parece tener en mente los materiales de la construcción del templo (1 Crónicas 22:14, 16; 29:2). El “edificio” que Dios está construyendo en Su pueblo, con Sus colaboradores es Su “templo.”

ii. Piedras preciosas no significa joyas, sino materiales finos de piedra como mármol y granito. Mezclar la sabiduría de los hombres con la sabiduría de Dios en la obra de la edificación de la iglesia es como usar capas alternas de paja y mármol en la construcción. La paja puede estar bien, puede tener un lugar (en la granja), pero es un material inadecuado para construir. Del mismo modo, la sabiduría humana y atracciones carnales pueden tener un lugar en la vida, pero no en la edificación de la iglesia.

d. y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará: Cuando nuestra obra es probada por Dios, será revelado qué tipo de obra era. Tal y como el fuego destruirá madera, heno, y hojarasca, pero no oro, plata, y piedras preciosas, así la obra de muchos será revelada como nada en ese día.

i. Note que la cantidad del trabajo no será evaluada (aunque tiene cierta relevancia). Pablo dice que la obra será probada para ver cuál sea. Si uno hizo mucho del tipo incorrecto, será como si no hubiera hecho nada. Su obra será quemada y se desvanecerá en la eternidad. D.L. Moody dijo sabiamente que los conversos deben ser pesados así como contados.

ii. Pablo también se refirió a esta gran prueba en 2 Corintios 5:10: Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.Cuando nuestras obra es probada delante del Señor, seremos recompensados de acuerdo a lo que permanezca.

iii. Es algo que deja pensar: mucha, mucha gente que cree que está sirviendo a Dios, pero lo están haciendo de forma indigna o con “materiales” indignos se darán cuenta en la eternidad que han, en realidad, hecho nada por el Señor. Algunos serán salvos, pero con una vida que fue un desperdicio, y no recibirán una corona para darle a Jesús, para Su gloria (como en Apocalipsis 4:10-11). Él mismo será salvo, aunque así como por fuego: Salvo, pero salvo apenas, y salvo sin nada.

e. La obra de alguno: El fuego no purifica al obrero, prueba su obra. Los católicos romanos usan este pasaje para enseñar el purgatorio, la idea de que cuando morimos, vamos a un lugar donde somos purificados por fuego antes de que vayamos al cielo. La idea del purgatorio no tiene nada que ver con este pasaje, ni nada que ver con cualquier otro pasaje en la Biblia. El purgatorio es estrictamente una invención humana, y niega la obra terminada de Jesús para el creyente.

f. Este pasaje tiene primero aplicación para los líderes cristianos, porque este es el tema de Pablo en contexto. Pero la aplicación se extiende a todo nuestro servicio para Dios.

4. (16-17) La iglesia como un templo.

¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.

a. Sois templo de Dios: Pablo hablará después (1 Corintios 6:19-20) como cristianos individuales siendo templos. Aquí su énfasis es la iglesia como un conjunto (aunque tiene aplicación para individuos).

i. Cuando Pablo llama a la iglesia un templo. No piense que está usando una ilustración. El templo físico era la ilustración; Dios habitando en nosotros es la realidad.

b. ¿Qué hace a la iglesia un templo? El Espíritu de Dios mora en vosotros. La palabra usada para templo (naos) se refiere al santuario en sí, el lugar donde habita la deidad, en contraste con la palabra más general hieron, la cual era el área del templo en general.

c. Si alguno destruyere el templo de Dios: Si tú destruyes la iglesia, Dios te destruirá a ti. El templo de Dios – Su iglesia – es santo, y a Dios le importa como tratamos Su santo templo.

C. Como glorificar a Dios.

1. (18-20) Glorifícale persiguiendo sabiduría real.

Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros se cree sabio en este siglo, hágase ignorante, para que llegue a ser sabio. Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios; pues escrito está: El prende a los sabios en la astucia de ellos. Y otra vez: El Señor conoce los pensamientos de los sabios, que son vanos.

a. Si alguno entre vosotros se cree sabio: Pablo aquí está siendo un poco sarcástico. Desde luego los corintios se consideraban ¡sabios en este siglo! Ese era uno de sus problemas, su amor por la sabiduría del mundo.

b. ¿Qué es lo que hay que hacer si son sabios en este siglo? Si son sabios de acuerdo con la medida humana de sabiduría? Deben hacerseignorantes, para que lleguen a ser sabios.

i. Pablo les pide que renuncien a toda sabiduría del mundo, todo el humanismo (filosofía centrada en el hombre), incluso si significa ser llamado un ignorante. Si alguien no está deseando ser considerado un ignorante por aquellos que valoran la sabiduría humana, nunca podrán ser capaces de realmente ser sabios.

c. Dios ha evaluado la sabiduría de este mundo, y Él la considera insensatez, astucia, y vana. ¿Estaremos de acuerdo con la evaluación de Dios, o no?

2. (21-23) Glorifica a Dios por medio de ver a sus siervos con la perspectiva correcta.

Así que, ninguno se gloríe en los hombres; porque todo es vuestro: sea Pablo, sea Apolos, sea Cefas, sea el mundo, sea la vida, sea la muerte, sea lo presente, sea lo por venir, todo es vuestro, y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios.

a. Ninguno se gloríe en los hombres: ¡Cuán propensos somos de gloriarnos en los hombres! Estamos más emocionados acerca de estar con el influyente y famoso de este mundo que por estar con Dios. Valoramos los talentos y honores de los hombres más que los dones y honores que Dios da. ¡Cuánto necesitamos escuchar, ninguno se gloríe en los hombres!

b. Todo es vuestro: Decir Yo soy de Pablo o Yo soy de Apolos es tener una visión que es muy estrecha, muy constreñida. Tanto Pablo como Apolos te pertenecen; el universo entero es tuyo en Cristo.

i. Por qué, incluso la muerte es “nuestra”; es nuestra sierva, no nuestra dueña! La muerte puede ser para nosotros como el ángel que tocó a Pedro en Hechos 12, causando que sus cadenas se cayeran, y guiándolo a través del portón que se abrió por sí solo, a la verdadera libertad.

c. Todo es vuestro: Esta es libertad cristiana. Y vosotros de Cristo: Esta es responsabilidad cristiana.