NO CREÁIS A TODO ESPÍRITU.

 "AMADOS, NO CREÁIS A TODO ESPÍRITU, SINO PROBAD LOS ESPÍRITUS SI SON DE DIOS; PORQUE MUCHOS FALSOS PROFETAS SON SALIDOS EN EL MUNDO". (1JUAN 4:1).


EL GNOSTICISMO DEL SIGLO I:


    En los tiempos de apóstol Juan había una herejía muy desarrollada que intento destruir el cristianismo y esta fue el Gnosticismo.

    Este era un movimiento filosófico religioso del mundo grecorromano. Abarcaba muy numerosas sectas dirigida por diferentes dirigentes.

    Aunque sus doctrinas eran diferentes, todas tenían un común denominador y era el pretender que tenían una "gnosis" (conocimiento secreto) sobre la formación del universo y el destino del hombre.

    Uno de los dogmas practicos entre los gnósticos solía ser la creencia en la Metempsicosis, pues incorporó muchas tradiciones isotéricas, incluidas la astrología babilonica,el dudismo persa, la falengologia judia y resultaba muy afín al hermestisismo de Hermes Trimegisto de Egipto.

    En su relacion con el cristianismo, este último lucho contra esa sectas gnósticas porque estos se habían logrado infiltrar en las filas del cristianismo, pues habían muchos creyentes con tendencias gnósticas.

    Los gnósticos decían en relación a la Encarnación de Cristo lo siguiente:


LOS DOCETISTAS:

    Pensaban que Jesus solo pareció tener cuerpo. Afirmaban que su cuerpo fue un fantasma sin substancia, que nunca había tenido cuerpo humano, sino era un ser puramente espiritual, que parecía tener cuerpo. Y es que la materia era mala, en este caso el cuerpo de carne y hueso, entonces, "cómo podría tener El (Jesus) un cuerpo malo?


LOS GNOSIS DEL CERINTO:

    Este grupo sectario trazaba una doctrina distinta en la que exponía una categoría distinta entre el Jesus humano y el Cristo divino. Decían que Jesus vivió una vida normal y no fue sino hasta su bautismo que el Cristo descendió a Jesus en forma de Paloma y entonces Jesus trajo a los hombres las buenas nuevas del Padre.

    Y más aún, pues decían que cuando Jesus estaba en la cruz, Cristo se desprendió de Jesus; que el Cristo nunca padeció. Fue el Jesus humano el que sufrió y murió. Solo cuando el Cristo divino entró en Jesus, es como este se levanto de entre los muertos.

    Los gnósticos por considerar a la materia mala ( en este caso, el cuerpo humano), no les importaba practicar el pecado, porque decían que el cuerpo no importaba, por tanto lo gratificaban (premiaban) con todos los apetitos y lujurias sin control, ni límite alguno.

    Hablaban de haber nacido de Dios por el especial conocimiento que tenían, que caminaban en la luz y que no había pecado en ellos y que permanecían en Dios y lo conocían. Según ellos estaban purificando a la iglesia de gente inútil y que iban hacer del cristianismo una filosofía intelectualmente respetable.

    Pero las consecuencias eran "la negación de la Encarnación de Cristo", la "falta de amor por el exceso de orgullo". Juan lucho fervientemente en los últimos días de su vida contra ellos por el año 98 D. C.