LAMAMIENTO A UNA VIDA SANTA: 1PEDRO 1:6 "SED SANTOS, PORQUE YO SOY SANTO".

Recordemos que este es un mandamiento a seguir, y no una plenitud a lograr aquí en la tierra mientras estamos en este cuerpo.

Pensar de esa manera es erróneo, y frustrarse uno mismo o frustrar a los demás cuando se dan cuenta que no es posible tal plenitud mientras estamos en este cuerpo.

Recordemos que aunque nuestro Señor venció al pecado (1P.4:1; Heb. 9:26), la Biblia nos recuerda que aunque ya hemos sido salvo, el pecado aún  mora en nosotros (Ro.7:17,20; 1Jn.1:8).

Pensar lo contrario, es contradecir las escrituras, pues, Juan escribiéndole a la iglesia del Señor dijo: "Si decimos que hemos pecado, le hacemos a Él (Dios), mentiroso, y su palabra no está en nosotros" (1Jn.1:10).

Entonces hasta cuando?

Pablo resuelve es problema cuando dice que al ser arrebatados, seremos transformados (1Co.15:53. También Juan dice que aún no se ha manifestado lo que hemos de ser, pero sabemos que cuando El (Jesus), se manifieste, seremos semejantes a El, porque le veremos tal y como es El.(1Jn.3:2).

Mientras tanto que?

Apocalipsis 22:11, dice que él ya ha sido justificado (perdonado de sus pecados), entonces practique la justicia, y el que ya ha sido santificado (apartado), practique la santidad.

Además, Pablo nos recuerda que como nuevas criaturas, nuestro primer fruto delante de Dios y los demás, es el fruto de santificación (Ro.6:23).

Y el escritor de Hebreos, también nos recuerda que si nosotros no practicamos la santidad, la gente que nos rodea, no verá a Dios en nuestras vidas.