LA UNIVERSALIDAD DEL PECADO.

LA UNIVERSALIDAD DEL PECADO:


"Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre,  por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron" (Ro. 5:12).


    Esta carta Paulina nos deja claro algo, de que es posible que la acción de un hombre (Adan), afecte inevitablemente a muchas personas. Este caso, al mundo entero. Como también establece la base de la enseñanza de que la muerte de un hombre (Cristo) puede brindar salvación a muchos.

    En este pasaje la palabra "pecado" no se refiere a un "pecado" en particular, sino a la propensión (tendencia o la inclinación hacia alguna cosa) inherente al pecado que invadió a la raza humana a través de Adan.

    Los seres humanos nos hicimos pecadores por naturaleza y Adan le dejo este legado a todos sus descendientes, esa naturaleza inherentemente pecadora que él poesía, como resultado de su primera desobediencia. El fue el afectado y todos nosotros heredamos es inclinación irremediable a la desobediencia.

    El salmista David, nos dice que esa inclinación pecaminosa esta presente desde el mismo momento de nuestra concepción (Sal. 51:5). Algunos le llaman a esta problemática del hombre, una enfermedad y la comparan con la enfermedad del cancer, el problema es que el cancer solo le da a algunas personas, y la desobediencia la padecemos todos, y no solo algunos.

    Lo que hace imposible que cualquier persona viva, pueda vivir su vida agradándole a Dios. Cuando Adan peco, (desobediencia), su pecado transformo nuestra naturaleza interna y causó la muerte espiritual y la depravacion que luego heredaron sus descendientes (toda la humanidad).

    Como toda la humanidad existía en la simiente de Adan y por la procreación hemos heredado su naturaleza de pecado, lo cual es permitido decir que en Adan todos pecaron. Por eso, los seres humanos no son "pecadores" porque "pecan", sino más bien, "pecan" porque son "pecadores".


Fuente de información:

1.- El Manual Bíblico "MacArthur", p.368-69.