DE LA GRACIA HABEIS CAIDO!

Esta parte de la escritura a generado tres posiciones mayores. Las dos primeras partes desarrollan su tema de acuerdo a la posición que se tiene respecto a la salvación. Si se cree que la salvación se pierde, entonces, se esta hablando de personas que aunque han sido salvas, en algún momento de sus vidas por regresar a los viejos hábitos rituales, han perdido su salvación.
Si se cree que la salvación no se pierde, entonces, se esta hablando de personas que aunque hicieron confesión de fe, tal confesión, no fue genuina, y el apartarse de los caminos de Dios, es muestra fiel de que nunca fueron del Señor.
El Dr. MacArthur, lo explica así:
Pablo usa en este versículo dos expresiones que implican separación, pérdida y quebranto: "desligasteis" y "habeis caído". El término griego en "desligasteis', significa "separarse" o "ser cortado". Y el del "caído" significa "perder asidero", o sea "perder agarre". El contexto aclara lo que Pablo quiere decir.
Todo intento de ser justificados por la ley equivaldría al rechazo de la salvación por la gracia solamente, por sola fe. Los que antes estuvieron expuestos a la verdad de la gracia del evangelio y luego le dan la espalda a Cristo (He. 6:4-6) y buscan ser justificados por la ley, se separan de Cristo y pierden todo futuro de salvación por la gracia de Dios. Abandonar a Cristo y al evangelio solo demuestra que su fe nunca fue sincera (Lc. 8:13,14; 1Jn. 2:19) (MacArthur, John, "El Manual Bíblico MacArthur", p.397).
Como se observa, esta posición, es basada en el segundo punto que expresé al comienzo de mi escrito. MacArthur, trae dos partes de la escritura, una declara que el "verdadero discípulo", es aquel que "persevera" en la doctrina de Cristo pues la palabra cayó en buen terreno (Mt. 24:13), y los apóstoles (He. 2). Y la segunda parte declara que aunque estuvieron en la iglesia en un momento dado de sus vidas, se apartaron de las enseñanzas del Señor "........si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros" (1Jn.2:19).
La tercera posición esta basada en que estas personas son salvas, pero, que viviendo en Cristo descienden al nivel de vivir la vida cristiana regidos por la ley, habían caído del principio rector de la gracia de Dios. Esta posición declara que aunque estas personas han caído en la religiosidad a tal grado de creer que hay que practicar los ritos antiguos, siguen siendo salvos.
Esta tercera posición se ve en la actualidad en muchos creyentes que habiendo sido salvos, creen que hay que guardar los mandamientos o cualquier otro tipo de obra aún para no poder la salvación, bajando así al nivel de vivir bajo la ley y bajo la gracia.
El problema que encontramos con esta tercera posición es que Pablo declara que nosotros solo somos salvos por fe y no por los preceptos de la ley , y por tanto la ley no tiene que ser la regla de vida para el desarrollo espiritual o el crecimiento del creyente.
Otra cosa que encontramos, es la "alegoría" que Pablo nos trae "de manera hermanos que nosotros no somos hijos de la esclava, sino de la libre" (Ga. 4:31). Aquí Abraham no podría tener en su hogar al hijo de Agar y al hijo de Sara. Tuvo que hacer una elección. Pablo estaba afirmando que él y los creyentes de Galacia no eran los descendientes de aquella esclava que fue expulsada del hogar y a quien se le negó el participar de la herencia familiar.
Sino que eran descendientes de la mujer libre y, por tantos los creyentes, como dijo el apóstol en (Ro.8:17), eran "herederos de Dios y coherederos con Cristo". Pablo lo que aquí enseña es que nadie puede ser salvo por la ley y por la gracia. Toda persona tiene que elegir entre uno de los dos principios.
Si intenta ser salvo por la gracia en Cristo y también por la lay, entonces, no sera salva. En esta alegoría traída por Pablo, Agar y su hijo, representa el viejo pacto, la ley, no haber sido salvo por gracia, no haber nacido de nuevo por tanto es estar en esclavitud, a los que se les dio, en este caso a la nación de Israel. Sara y su hijo, representa al nuevo pacto (la gracia), o sea libre de la esclavitud de la ley, haber sido salvos por gracia, haber nacido de nuevo. Pablo expresa que de la misma manera, "nosotros como Isaac, somos hijos de la promesa", o sea, bajo el nuevo pacto, el "pacto de la gracia".
La escritura dice "Echa fuera a la esclava y a su hijo , porque no heredará el hijo de la esclava con el hijo de la libre" (Ga.4:30). Lo que Pablo declara aquí, es que es imposible que la ley y la gracia vivan juntos y que el ser humano se cobije bajo ambos y querer heredar el reino de los cielos. O toma la ley y desecha la gracia, para ser salv lo cual sabemos es imposible, o toma la gracia y rechaza la ley para ser salvo, pero no ambas.
Como dije anteriormente, muchas personas viven en esta posición aun sin darse cuenta, creyendo que es la manera mas correcta de caminar la vida cristiana. Sin darse cuenta, viven bajo los rudimentos de la ley y bajo la ordenanza de la gracia. Aun no se sienten seguros que la salvación por gracia es eso, "salvación por gracia", y nada mas.
Que no hay necesidad de obras antes de ser "salvo", ni obras después de ser "salvo". No entienden que las obras después de ser salvo, son obras de "salvo", y no para ser o cooperar para ser salvo. Mas no saben, que toda persona que pretender vivir bajo la ley, "está obligado a guardar toda la ley" (Ga. 5:3). Pretendiendo con esto, justificarse bajo la ley.
La posición segunda, la que opina que estas persona a las que Pablo se refiere, no eran verdaderos cristianos, presentan versos como (Jn.5:24), "El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación". (Jn.10:28), "Yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano". (Jn.10:27), "Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen".
El que sigue es el que yo considero mas contundente (Ro.8:38-39), ya que estos versos declaran que no importa las tribulaciones a las que el creyente se enfrente, y que lo puedan alejar de Dios, la fidelidad de Dios con respecto a la promesa de salvación dada, no cambiará nunca jamás. Ya que no es la fuerza del cristiano mismo el que lo sostiene en los caminos de Dios, sino el poder mismo de Dios (1P. 1:5). No para que no caiga, sino para que su salvación este segura con el. Otro, es (1Jn.2:19), "Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros".
La posición primera, o sea, los que piensan que se esta hablando de personas genuinamente salvadas, pero que se pierden, se oponen a la segunda posición refutando de que los Galatas gozaban de "libertad": "Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres" (Ga.5:1).
Siguen argumentando: Como podían estar firmes en la libertad sin nunca fueron libres? Como podrían estar otra vez sujetos al yugo de esclavitud sin habían salido de la esclavitud? Como podían desligarse de Cristo si nunca habían estado ligados a Cristo? Como podían caer de la gracia sin nunca habían estado en la gracia?
Dos problemas hay con este punto de vista: (1) Creer que toda persona que confiesa a Cristo es salva. Creer que toda persona que lee la Biblia, predica detrás de un púlpito, ser maestro de escuela dominical, dar diezmos, o participar en cualquier actividad en la iglesia o fuera de la iglesia, es salva verdaderamente. Ese es un error terrible de creerse "omnisciente".
Mateo 7:21-23, es una parte de la escritura que no declara que se puede aun ser usado con los dones del Espíritu Santo, y no ser parte de la iglesia de Cristo. Judas es otro ejemplo de ser parte de un ministerio, ser usado, tener al mejor maestro de la historia, y nunca ser parte de la iglesia de Cristo. Jesus fue muy claro que habrán personas que lo "alabarán" con sus bocas peros sus corazones están muy lejos de ser genuinos. Juan declaro que no todos los que se agrupan en las iglesias, son verdaderos creyentes (1Jn. 2:19).
(2) Segundo problema, es que cuando Pablo habla en ese lenguaje, jamás aseguro que los Galatas verdaderamente estaban en Cristo, pero si les aseguro que es lo que se consigue el estar en El. Les declaro los beneficios de estar en Cristo, y que es lo que se necesita hacer para estarlo.
"Estad, pues, firmes", es una exhortación a estarlo, y no que lo están propiamente dicho. Así que, declarar abiertamente que todos los Galatas era verdaderamente salvos, es un error como dije anteriormente, de creer que tenemos "omnisciencia". Pablo fue muy claro cuando dijo acerca de su trabajo con o para con ellos: "Me temo de vosotros, que haya trabajado en vano con vosotros" (Ga.4:11).
La tristeza de Pablo es que muchos de estos Galatas nunca verdaderamente haya tenido una conversación genuina. Sacar (Hch. 20:38), como lo hacen ellos para argumentar o probar de que estas personas nunca fueron convertidas, es ver un solo un lado de la moneda sabiendo que tiene dos. Pero si se puede asegurar que de acuerdo a tal comportamiento hay una gran probabilidad de que nunca fueron. Esa fue la exhortación que Pablo hizo a los de la iglesia de Corinto en (2Co. 13:5). "Examinaos a vosotros mismos".
Toda persona que naufraga en la fe (1T.1:19), es obvio de pensar de que no "estaban en la fe" (2Co.13:5). O sea la fe que les da el lugar de estar en Cristo.