Sin santidad nadie verá al Señor.

Introducción:

     El llegar a ser cristiano o cuando nos convertimos o mejor dicho por el poder del espíritu Santo llegamos a ser verdaderas criatutas nuevas (nacidos de nuevo/por la regeneración), por la aceptación de Jesús como el Señor y Salvador de nuestras vidas, tal posición nueva en Cristo, no exime (libera) a nadie de pecar (caer en pecado) ni de caer en desobediencia a la ley de Cristo (Dios). En otras palabras, el cristiano redimido (genuino), aun tiene el pecado del origen (1Jn.1:8; Ro. 7:7-25). lo que hace fallar a cualquier persona que ha nacido de nuevo en las dos cosas antes mencionadas.

     Decir que esta posición nueva adquirida en Cristo nos exime (libera) del poder del pecado del origen y que aun mora en toda persona nacida genuinamente (Ro. 7: 7-25), es caer en un error garrafal que muchos inocentes cristianos tienen, o que predicadores con poca o falta de información declaran tal cosa. Esto es caer en lo que se conoce como perfeccionismo falso.

1.- La Biblia.

     La Biblia enseña la santidad como imprescindible para acceder a la presencia de Dios (Heb. 12:14; Sal. 24:3-5). Una santidad de tal dimensión no es posible por la debilidad del hombre y su herencia de (morada) pecado (Ro. 3: 10; 7: 7-25; 1Jn. 1:8). Sin embargo la obra de salvación separa al pecador de la responsabilidad de su pecado (no por eso hay que caminar desordenadamente) (1P. 2: 16; 4:1-4), sino para permitirle acceder a la presencia de Dios, no en base a su propia condición santa, sino que es hecho santificado en Cristo (1Co. 1:30).

     El nuevo nacimiento es el único modo de acceder al reino de los cielos, tanto en el pasado, presente y futuro. Asi lo enseñó Cristo a Nicodemo (Jn. 3: 3-5).

2.- Que santidad es la que se necesita para entrar al reino de los cielos?

     Para comenzar lo que tenemos que saber es que la única santidad necesaria para entrar al reino de los cielos es la que se recibe de Cristo (1Co. 1:30; Heb. 12:10), y no es la nuestra propia. Si ese fuera el caso, ¿que necesidad tuvo Jesús de venir a morir en la cruz por la humanidad? El ser humano es injusto por la naturaleza (Ro. 3:10) y aun cuando haga hechos justos ante los ojos de los demas, aun sigue siendo injusto ante los ojos de Dios incapaz de calificar para entrar al reino de los cielos por sus propios méritos (Ro. 5:6; Ef. 2:9; Ti. 3:5).

     Job planteó el problema que tiene el ser humano de la siguiente manera: "Si yo me justificare, me condenaría mi boca; si me dijere perfecto, esto me haría inicuo" (Job. 9:20). Lo que Job plantea, es que no hay manera alguna por parte del hombre justificarse delante de Dios y hacer presencia delante del él, y cuando se dice perfecto, eso revela la imperfección natural de tal ser humano. En el capítulo 25: 4; lo plantea de una manera mas clara: "¿Como, pues, se justificará el hombre para con Dios? ¿Y como será limpio el que nace de mujer?

     En el capítulo 15:14, Job repite la misma condición del hombre delante de Dios: "¿Que cosa es el hombre para que sea limpio, y para que se justifique el nacido de mujer? El salmista David en su salmo 51: 3,5, declara lo siguiente: "Porque yo reconozco mis rebeliones, y mi pecado está siempre delante de mí...............He aqui, en maldad he sido formado y en pecado me concibió mi madre". Todo esto manifiesta la condición precaria del ser humano, y quererse justificar teniendo tal condición, es engañarse uno mismo.

3.- Ninguna persona recibe la "santidad de Cristo" en su vida (imputada/puesta sobre) para vivir una vida santa si antes tal persona no ha sido regenerada por el poder del Espíritu Santo y ser justificada ante el Padre. Esta es la única manera en que el Espíritu viene a morar en la persona (Ef. 1:13).

4.- Cual es el propósito de vivir una vida santa?

     No porque se pueda perder la salvación como algunos argumentan, No hay indicio en el Nuevo Testamento que indique que cuando el Espíritu Santo viene a morar en una persoana nacida genuinamente, cuando la persona peca, el Espíritu la abandona, pero sí se entristece. Si la salvación se perdiera como algunos argumentan:

a.- La santidad de Cristo recibida por parte de Cristo no es lo suficiente como para asegurar al creyente genuino (Heb. 10:14; Ro. 8:1; 31-39).

b.- La santidad una vez dada al creyente genuino, la Biblia nunca habla de habersele retirado una vez que ha sido dada (Heb. 10:14).

c.- Se demuestra que ha nacido genuinamente cuando la persona se esfuerza (persevera) en los caminos de Dios (Heb. 12:14; Hech. 13:43; 26:20; Stg. 1:22,25).

d.- No serviremos de tropiezo a aquellos que nos estan observando (Heb. 12:14; 1P. 2:11-12).

5.- Que dice la Biblia que dicen haber nacido de nuevo pero perseveran en el estilo de vida anterior?

     Ninguna persona que habiendo nacido genuinamente de nuevo, debe de vivir como una persona no salva (no regenerada). Aunque es cierto que pueden tener problemas de carnalidad en algunas areas de su vida, es no es excusa como para desenfrenarse viviendo tal vida desordenada (2Co. 13:5). Es aqui lo donde la persona demuestra lo que se conoce como "perseverancia del santo".

     Pablo ataca este problema o pensamiento de algunos creyentes en el cap. 6:1;15 de Romanos. Explica claramente que toda persona que ha nacido genuinamente en Cristo (v.3) ha sido unida o imcoporada vitalmente con Cristo por la fe en su muerte. Por supuesto todo esto es hecho por la intervención del Espíritu Santo.

     De acuerdo al (v.6), toda persona que genuinamente a muerte en Cristo, ya ha sido justificada del pecado o las acciones que le haga hacer ese pecado del origen, o sea es "puesta en libertad" o "haber sido declarada libre del pecado". 1P. 1:13-17, nos exhorta a todos aquellos que hemos nacidos genuinamente a vivir una vida santa. El cap. 2:16, expresa que vivamos como libres pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios.

Conclución:

i.- Toda persona que ha nacido de nuevo, aun tiene el pecado del origen. No ha sido erradicado, pero si dominado por el sacrificio de Cristo. No tiene mas potestad sobre ningun creyente genuino, ya que hemos sido libertados de él (Ro. 6:18), y no tiene mas postestad de enseñorearse del creyente (Ro. 6:14).

ii.- Pablo le da gracias a Dios por el sacrificio de Cristo debido a la lucha carnal que se padece, ya que sin ella (la gracia) es imposible entrar al reino de los cielos (Ro. 7:25). En 1Co. 15:17, Pablo expresa la misma gratitud a Dios por el sacrificio de Cristo, ya que el aguijon de la muerte que es el pecado, y el poder del pecado la ley, han sido vencidos en la cruz.

iii.- Que es cierto que vamos a tener problemas carnales en nuestro peregrinar, pero no nos da el derecho de vivir desenfrenadamente como si no estuvieramos en Cristo.

iv.- Muchas personas tiene el concepto erróneo que viviendo esa clase de vida (hábito carnal), es normal, mas no saben que pueden estar viviendo una vida equivocada creyendo que realmente son nacidas de nuevo. Y van a tener un final trágico.

v.- No hay ninguna parte de la escritura que nos sugiera que un verdadero cristiano, puede continuar viviendo ese estilo de vida con tal indiferencia hacia las cosas de Dios.

vi.- Y finalmente, la pasividad de una persona que dice haber nacido de nuevo por la cosas de Dios es una posición peligrosa y puede terminar en un final muy trágico. Esto se debe a que la persona no ha sido conectada a la vida verdadera que es Cristo. Jesus habla de una permanencia en él. El que no permanece en él, será hechado fuera como pámpano en el fuego y arde (Jn. 15:2,3,6).

Bibliografía:

1.- Ryrie, Charles. "Teología Básica".

2.- McArthur, John. "The McArthur Bible Commentary".

3.- Geisler, Norman, Rhodes, Ron. "Convicción without Compromise".

4.- Walvoord, John, Zuck, Roy. "The Bible Knowledge Commentary".