La Historia del Evangelio.

Introducción:

     El evangleio es la buena nueva de que Dios se hizo hombre en Jesucristo (1Tm. 3:16). El vivió la vida que nosotros debiéramos haber vivido (perfecta) guardando la ley moral. El entonces murió (sufrió) la muerte que nosotros debiéramos haber muerto (sufrido) (por quebrantar la ley moral). Tres dias despues El se levantó de la muerte, provando que realmente es el Hijo de Dios y ofreciendo el regalo de la salvación a todo aquel que se arrepienta y crea en estas buenas nuevas.

1.- Dios se hizo hombre en Jesús.

     Dios entró al mundo tomando una naturaleza humana (Jn. 1:14; Ro. 8:3)). Las religiones del mundo llaman a todos los hombres (mujeres) a hacer obras para lograr su entrada al cielo (a la presencia de Dios). El cristianismo explica (enseña) que fué Dios el que bajó primero a nosotros para darnos vida eterna, y llevarnos a su presencia a morar por la eternidad.

2.- El vivió la vida que nosotros debieramos haber vividos.

     Dios espera que nosotros guardemos su ley moral (estandar moral de parte de Dios para el ser humano). Jesús vivió esa vida perfecta (Jn. 8:46). Su modelo de vida fue la de rendirse por completo a Dios el Padre, (ya estando Jesús en su naturaleza humana). Este era el estilo de vida (vivir) que Dios tuvo en mente para nosotros vivirla.

3.- El sufrió la muerte que nosotros debiéramos haber sufrido.

     Esta es una verdad doctrinal difícil para todos los incrédulos (atéos, escépticos, nósticos, agnósticos) [1P. 2:4; Is. 28:16; sal. 118:22; 1Co. 1:18-22] abrazar o aceptar, de que el pecado tenía (cuando Cristo en la cruz) que ser castgado (Ro. 8:3). Sí no hay consecuencia por quebrantar la ley de Dios, entonces dicha ley deja de ser ley. Cristo cargó o llevó nuestro castigo tomando nuestro lugar en su muerte en la cruz (Heb. 9:28).

4.- Cristo se levantó de entre los muertos.

     La resurrección de Cristo de entre los muertos, verifica su identidad (que es Dios) y prueba de que su autoridad es real (Jn 10:18). Tambien nos da esperanza de que hay vida despues de muerto (1Co. 15:20; Jn. 5:24-29).

5.- El ofrece salvación a aquellos que se arrepienten creyendo.

     En el regalo de salvación por parte de Dios, nosotros no solamente recibimos perdón de nuestros pecados, pero tambien somos liberados del poder de dicho pecado (Justificación, Santificación, y Glorificación) y sus consecuencias, tanto en esta vida hasta que sean nuestros cuerpos glorificados (transformados). Arrpentirse significa darle la espalda al pecado, no confiando en nuestros propios esfuerzos para ganarnos la salvación (Ef. 2:5,8-9), (Ro. 4:4-5). Dándole la espalda al pecado, significa aceptar a Cristo confiando en su promesa. Esta promesa es eterna.

Juan 3:16.

     "Por que de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree (presente continuo), no se pierda, mas tenga vida eterna"

Source: http://equipandoalcristano.com/pageURL?for...