Bautismo:

     El Antiguo Testamento introduce el lavarse con agua para limpiarse de impureza ritual. Todo el capítulo 15 de Levítico, nos habla de los diferentes tipo de sucesos por lo cuales el pueblo era llamado a limpiarse con agua. Mas tarde en el Judaismo, el auto-bautismo, era parte del servicio de conversión. Pero cuando Juan el Bautista apareció predicando el mensaje de arrepentimiento, él introdujo algo totalmente nuevo; "el bautismo en agua llegó a hacer una profesión de pacto de cambio".

     El evangelio predicado en los anales del libro de Hechos, tambien nos enfatiza arrepentimiento (Hch. 3:38). Arrepentimiento no significa un mero pesar por el pecado, pero sí un cambio de corazón y mente. Aquellos que oyeron del Jesús resucitado en Jerusalén tuvieron que cambiar su punto de vista o pensar hacia él y reconocerle como el Hijo de Dios. La práctica de bautismo introducida por Juan el Bautista era apropiada en vista de sus significado, ya que toda persona que lo llevaba a cabo era un acto de confesión pública de fe, del hecho de que él o ella había cambiado su  mente acerca de Jesús y lo había reconocido a El como el Cristo, el Dios Salvador de sus pecados.

     Pero cuando Juan introdujo el bautismo, tambien anunció que cuando Jesús viniera, él bautizaría con el "Espíritu Santo" (Mt. 3:11; Hch. 1:5). Esta promesa se hizo realidad en la fiesta celebrada por lo Judíos conocida como "Penteconstés". Desde ese tiempo hasta hoy y hasta que la iglesia sea arrebatada, todo los creyentes han estado siendo unidos a Jesús por el ministerio del bautizo del Espíritu Santo (1Co. 12:13; Ro. 6:3). Así que para todo cristiano, el bastismo implica mas que un arrepentimiento. Es la representación de un trabajo en el cual Dios lleva a cabo muy dentro de la personalidad del ser humano.

     Nos vemos en la necesidad de explicar, que la palabra bautismo tiene mas de un significado. Lo que se conoce como el bautismo en agua como declaración pública, que es lo que se lleva a cabo una vez que una persona se arrepiente genuinamente aceptando a Jesús como su Señor y Salvador. Y el bautismo, no propiamente en agua, sino la integración de todo creyente al cuerpo de Cristo o a Cristo mismo. La palabra bautismo se utiliza en ambos casos, pero con  diferentes significados de acuerdo a su contexto. Ejemplo de estos casos, vea las partes escriturales antes mencionadas (1Co. 12:13; Ro. 6:1-7).

     Pablo explica la realidad interna de esto en Ro. 6:1-7. Hablando del trabajo del Espíritu Santo, Pablo enseña que los cristianos son unidos con Jesús en su muerte, asi que la muerte de Jesús es considerada nuestra. Tambien de la misma manera somos unidos con su resurrección, y asi de esta manera la nueva vida es tambien nuestra.

     El bautismo prácticado por la iglesia primitiva, la cual es por lo general  por inmersión (Mr. 1:10), representa gráficamente la muerte de la vida antigua de la persona con la muerte de Cristo y su resurreción a la vida nueva en Jesús en su resurrección. No hay alguna parte que nos especifíque claramente que el bautismo es por inmerción y que la iglesia lo debe de prácticar de esa manera. La historia de la iglesia nos muestra que en diferentes tiempos el bautismo ha envuelto diferentes maneras tales como; pringar con agua, verter agua con algo, o la inmersión en agua.

     Cualquiera que sea el método, lo importante aquí es la realidad espiritual que se pretende enseñar. Hemos muerto al pecado en Cristo (Ro. 6:1). Hemos sido levantados para una nueva vida (Ro. 6:4). En lo que concierne al bautismo en agua de manera literal, se hace un pacto público. Le damos la espalda a todo aquelo que es pecado ante los ojos de Dios (no a nuestros ojos o entendimiento), para vivir una nueva vida santa que refleje la bondad y el amor de nuestro Señor.

Bibliografía.

1.- Richards O. Lawrence. "Illustrated Bible Handbook", pp. 580-581.